lunes, 4 de marzo de 2013

El emotivismo moral de David Hume



En esta entrada hablaré sobre el  emotivismo moral de David Hume (1711-1776).



El emotivismo moral es la teoría ética que afirma que el fundamento de la experiencia moral lo encontramos en los sentimientos que las personas despiertan sobre nosotros, y no en la razón.


Hasta la llegada de la filosofía moderna se pretendía fundar la moral en base a la razón. Esto, otorgaba a los juicios morales objetividad. Se creía que la condición moral del ser humano se fundamentaba en su condición de ser racional, y en virtud de ésta se establecía lo bueno y lo malo. Sin embargo, Hume decide darle importancia a los sentimientos y emociones en la vida moral.


El emotivismo se opone al intelectualismo moral. El intelectualismo sostiene que la única condición necesaria para la conducta moral es el  conocimiento, es decir, considera que para ser algo lo único necesario es conocer su concepto. Por ejemplo, para ser bueno solo se necesita conocer el concepto bondad. Esta teoría parece contraria a lo que todo el mundo piensa, dado que podemos conocer el concepto maldad, y no por ello, ser malos. El emotivismo moral le da mucha más importancia a los sentimientos y emociones en la vida moral y se acerca mucho más a lo que a lo que diría nuestro sentido común.


Hume entiende que el intelectualismo moral no puede ser debido a que: pretender deducir normas morales a partir de hechos es cometer una falacia (falacia naturalista), dado que el conocimiento de los hechos nos muestra cómo son éstos, no cómo deben ser; la lógica no nos impulsa por si sola a la acción, los sentimientos son los que realmente nos empujan; y por último, aunque la razón nos ayude a comprender cuales son las consecuencias de las acciones, esto es insuficiente para fundamentar la experiencia moral.


En su obra “Investigación sobre los principios de la moral”, Hume afirma que la moral descansa fundamentalmente en los sentimientos. Para él, hay sentimientos molares y sentimientos que se despiertan en nosotros debido a la percepción de ciertas acciones o cualidades de las personas. El sentimiento moral básico se denomina “humanidad”, sentimiento positivo por la felicidad del género humano. Se llaman virtuosas a las acciones que despiertan en nosotros ese sentimiento, y vicios las que despiertan en nosotros el sentimiento contrario. Hume llama simpatía a la tendencia que las personas sienten por participar en las emociones de los demás, una tendencia del sujeto a relacionarse con otros sujetos. La causa de la simpatía es la semejanza entre las personas. Nuestras acciones también están motivadas por un sentimiento de atracción y antipatía que nos producen dichos comportamientos. Por eso, buscamos lo que nos causa placer y rechazamos lo que nos causa dolor.


El problema que plantea el emotivismo moral es que aleja la ética de la racionalidad. Por ello, la define como algo subjetivo que no permite discusión, ni argumentación, no es universalizable.


Enlaces:

http://isabelblasco.files.wordpress.com/2011/02/eticahume.pdf
http://suite101.net/article/el-emotivismo-moral-a2932#axzz2Mah2HX9B

Considero más válida la teoría de Hume, el emotivismo moral, al intelectualismo moral. En mi opinión, los sentimientos y las emociones son los que rigen la moral y ética humana. Al igual que Hume, y que la mayoría de personas (en mi opinión), creo que el simple conocimiento de un hecho no define la moral. Además, también considero la moralidad algo subjetivo, no creo que se le pueda otorgar la objetividad de la racionalidad, dado que, para mí, no está fundamenta ni en el conocimiento, ni en la razón. Por otro lado, si que considero que el conocimiento y la razón deben tener cierta importancia en la moral, ya que nos ayudan a conocer las consecuencias de nuestras acciones.