lunes, 15 de abril de 2013

El Club de la Lucha


"Somos los hijos malditos de la historia, desarraigados y sin objetivos. No hemos sufrido una gran guerra; tampoco una gran depresión. La depresión que vivimos es la de nuestras propias vidas. La guerra que entablamos con nosotros mismos es espiritual. Crecimos con la televisión que nos hizo creer que algún día seríamos importantes, dioses del cine o estrellas de la música. Pero no lo seremos. Y poco a poco lo entendemos. Sabemos que nos han timado. Lo que hace que estemos muy cabreados".

Todo el mundo tiene un amigo que le ha recomendado mil veces El Club de la Lucha. En mi caso, no tenía uno, sino varios y cada cual más pesado que el anterior, un beso si me estáis leyendo. Asique decidí ver esta película debido a su insistencia y a las críticas que había leído. Debo confesar que comencé a ver la película, pensando: “Seguro que no es tan buena, a mí no me gustará tanto”, asique no me había figurado unas expectativas en torno a esta película. Pero la verdad es que me equivocaba, EL Club de la Lucha me gustó y por eso, voy a realizar esta entrada sobre ella.

El Club de la Lucha es una película americana de 1999. Fue un éxito en taquilla y contó con una legión de seguidores.


La película cuenta la historia de un joven sin ilusiones que lucha contra el insomnio, producido probablemente por su monótona y gris vida. En un viaje de avión “conoce” a Tyler Durmen, un carismático vendedor de jabones que sostiene como filosofía de vida que el perfeccionismo es de perdedores y que la autodestrucción es lo que le da sentido a la vida. Entonces deciden formar “el club de la lucha”, un club secreto donde descargar sus frustraciones e ira que tendrá gran éxito.

Comienza la película, el Narrador lleva una vida muy rutinaria, pasa los días de avión en avión y su trabajo de oficina no requiere ningún esfuerzo mental. Poco a poco, vamos viendo escenas que nos muestran el comienzo de la esquizofrenia del Narrador, y vemos como una segunda personalidad comienza a formarse. De múltiples formas se nos muestra ligeramente el surgimiento de su locura.

Posteriormente, llegamos a la escena en la que Tyler llega a su vida, como lo inventa, y vemos como este le invita a cambiar su vida y de qué forma. Tyler le acusa de consumista y él le afirma que está llegando a la realización personal por medio de la obtención de esos bienes materiales. A lo que Tyler contesta: “Lo que posees acabará poseyéndote”, y añade que deben de dejar de intentar ser perfectos e iniciar una evolución.


Lo que ocurre es que la evolución que Tyler propone no es lo que comúnmente entendemos por evolución, hacia delante, sino una evolución hacia lo primitivo, la destrucción de la sociedad actual.

Tyler es como la cara oscura del Narrador. Sería un superhombre para Nietzsche dado que, afirma que el ser humano al no soportar la vida que se apoya en el caos, en los instintos del egoísmo y en su instintos, se auto-engaña para hacerla más habitable con mentiras de la solidaridad, de los derechos y de la bondad. Para las personas, saber que la vida es irracional resulta una realidad que no pueden confesar.

El hecho de que Tyler haga jabones con la grasa sacada de los contenedores de clínicas de liposucción, vender un producto higiénico procedente de residuos parece otra crítica a la sociedad superficial actual. Algo que también Nietzsche criticaba en El crepúsculo de los ídolos.


El narrador es el hombre engañado del que Tyler habla, el que basa su vida en los valores establecido. El que se ve obligado a consumir para conseguir su autorrealización personal.

Tyler ayuda al Narrador a acabar con todo lo que ha aprendido y a destruir todo valor y pilar de la civilización. Las peles le ayudan a querer a la vida y no a los bienes materiales que consume en ella. Es decir, trata de convertir en un superhombre.




Las peleas del club de la lucha llevan al hombre nuevamente a su estatus primitivo, le devuelven a un estado en el que no está anulado por la sociedad repleta de valores. La evolución que Tyler propone es una vuelta atrás, para recoger los valores válidos del pasado para la vida que anulen a los actuales.



El club de la lucha crece y crece hasta contener centenares de personas, una prueba de que la sociedad no está contenta con su vida. En este momento de la película ya empieza a observarse como a Tyler no le importa realmente la vida de los miembros del club, sino que lo único que le importa es lograr su objetivo. Es más, los miembros del club de la lucha aparecen sin personalidad, dejándose guiar por él.


Entonces forman el Proyecto Mayhem, pasan de sus peleas en el club de la lucha a cometer actos vandálicos de forma organizada en plena calle, todo bajo la supervisión del superhombre, Tyler. Todo va a más y Tyler prepara el mayor acto vandálico, pero el narrador empieza a arrepentirse y las nuevas creencias inculcadas comienzan a tambalearse, asique acude a la policía y se inculpa de los actos vandálicos.

Al final de la película el Narrador se da cuenta de que todo está en su imaginación, incluido Tyler. Asique para vencerlo se pega un tiro en la cabeza, entonces Tyler muere. Una vez que se ha destruido completamente lo aprendido y se es libre, el Narrador ya no necesita a Tyler. El Narrador ya podrá vivir bajo la moral que el mismo se ha impuesto.



El Rey León


Considero que en este blog también debe de haber un pequeño espacio para mi más tierna infancia. Por ello, esta entrada estará dedicada a la entrañable María de aquellos maravillosos años 90, la que arrastraba felizmente su mochila de Winnie the Pooh y la que veía un drama salirse de la raya al pintar. A medida que la montaña de apuntes crece encima de la mesa, mi añoranza por la infancia aumenta proporcionalmente. Asique en esta ocasión realizaré un post acerca de la filosófica que podemos encontrar en el Rey León, de la cual me sabía todos y cada uno de los diálogos, de lo que se percibe el tiempo libre del que gozaba, que tan bien me vendría en estos momentos.
El Rey León es una película Disney estrenada en 1994. La película está basada en la tragedia de Hamlet y ha recibido numerosos premios, como por ejemplo varios Oscars y Globos de Oro.

Aparentemente se trata de una película infantil, pero nos sorprendería la estrecha relación que guarda esta película con la filosofía, y especialmente con la ética. Para mí, esta película es un ejemplo de varias cosas: en primer lugar, es un ejemplo de cómo alguien que sigue sus ideales y lucha por lo que quiere, es capaz de conseguir lo que se proponga y destacar entre la multitud; también es un ejemplo de las diferentes formas de ver la vida que tienen las personas y lo positivo que podemos obtener de cada una de ellas.
Se ambienta en la Sábana y está protagonizada por el pequeño león africano, Simba. Simba es el heredero al trono de la Sábana. Sin embargo, se ve obligado a exiliarse debido a las acusaciones que su tío, Scar, vierte sobre el afirmando que ha asesinado a su propio padre. En su destierro, Simba vivirá multitud de aventuras, hará amistades y regresará para recuperar el trono que le pertenece.
Durante la película encontramos diferentes personajes. Cuando Simba, hijo de Mufasa, huye, se encuentra con dos peculiares animalillos, Timón y Pumba,  de ellos aprende la importancia de disfrutar de la vida sin mayores compromisos, no estancarse en las cosas malas del pasado y simplemente disfrutar.  Por otro lado, también se encuentra con Nala, una amiga de la infancia de Simba, esta le ayuda a comprender que si bien hay que disfrutar de la vida, también hay que ser responsables con lo que uno es y, Simba es el heredero al trono y muchos animales que tienen esperanzas puestas en él. Pero en este momento de la película, Simba no quiere ser rey, quiere simplemente disfrutar de su vida. Sin embargo, gracias al Simio-Sabio Rafiki se da cuenta de que, la muerte de su padre no había sido su culpa, de que su padre viviría siempre en su recuerdo y descubre la existencia de su propio espíritu y de sus propios ideales.

Después de esto,  Simba se da cuenta de que la vida sin preocupaciones no es posible y decide recuperar su trono, enfrentándose a Scar, con el apoyo del resto de animales. Scar había instaurado un régimen autoritario y había cosechado el terror en la Sábana, pero Simba consigue vencerle y liberar al resto de animales de la opresión. Finalmente, Simba es nombrado rey, pero no por ser hijo de Mufasa,  sino por su propio mérito, por liberar al reino y por surgir de la multitud al mismo tiempo que disfrutaba de su vida.
El Rey León te invita a buscar el verdadero fin de tu vida, mientras disfrutas de la misma, es decir, te invita a disfrutar de la vida mientras buscas la felicidad. Te recomienda seguir tus ideales, marcar la diferencia, destacar entre la multitud y tratar de que las cosas sean justas en el mundo.

Encuentro en esta película numerosos guiños a la antropología de varios filósofos de diferentes épocas.  Por ejemplo: el establecer como fin supremo de la vida la felicidad y encontrar la virtud en el justo medio, al igual que Aristóteles  hacía en su ética; también podemos encontrar un pequeño ápice de ética de Hume, cuando Simba se da cuenta de que tiene que regresar y luchar por el trono para ayudar al resto de animales que viven oprimidos dado que, para que obtener su felicidad, el resto también tiene que ser feliz, como Hume decía;  por otro lado, también podemos encontrar  en las acciones de los diferentes personajes lo que Kant distinguirían como acciones morales,  que consisten en obrar de tal manera que tu conducta pueda ser considerada una ley universal”, e inmorales o amorales, : por ejemplo, es moral el hecho de que Simba vuelva a liberar de la opresión al resto de animales y que algunos personajes lo ayuden desinteresadamente. Considero una acción inmoral el comportamiento de Scar, tanto por acusar falsamente a Simba por la muerte de su padre, como por sembrar el terror en la Sábana.
Para mí, el Rey León es una película muy importante dado que, promueve valores como la amistad, la justicia, la valentía, la dignidad y la solidaridad.