lunes, 15 de abril de 2013

El Rey León


Considero que en este blog también debe de haber un pequeño espacio para mi más tierna infancia. Por ello, esta entrada estará dedicada a la entrañable María de aquellos maravillosos años 90, la que arrastraba felizmente su mochila de Winnie the Pooh y la que veía un drama salirse de la raya al pintar. A medida que la montaña de apuntes crece encima de la mesa, mi añoranza por la infancia aumenta proporcionalmente. Asique en esta ocasión realizaré un post acerca de la filosófica que podemos encontrar en el Rey León, de la cual me sabía todos y cada uno de los diálogos, de lo que se percibe el tiempo libre del que gozaba, que tan bien me vendría en estos momentos.
El Rey León es una película Disney estrenada en 1994. La película está basada en la tragedia de Hamlet y ha recibido numerosos premios, como por ejemplo varios Oscars y Globos de Oro.

Aparentemente se trata de una película infantil, pero nos sorprendería la estrecha relación que guarda esta película con la filosofía, y especialmente con la ética. Para mí, esta película es un ejemplo de varias cosas: en primer lugar, es un ejemplo de cómo alguien que sigue sus ideales y lucha por lo que quiere, es capaz de conseguir lo que se proponga y destacar entre la multitud; también es un ejemplo de las diferentes formas de ver la vida que tienen las personas y lo positivo que podemos obtener de cada una de ellas.
Se ambienta en la Sábana y está protagonizada por el pequeño león africano, Simba. Simba es el heredero al trono de la Sábana. Sin embargo, se ve obligado a exiliarse debido a las acusaciones que su tío, Scar, vierte sobre el afirmando que ha asesinado a su propio padre. En su destierro, Simba vivirá multitud de aventuras, hará amistades y regresará para recuperar el trono que le pertenece.
Durante la película encontramos diferentes personajes. Cuando Simba, hijo de Mufasa, huye, se encuentra con dos peculiares animalillos, Timón y Pumba,  de ellos aprende la importancia de disfrutar de la vida sin mayores compromisos, no estancarse en las cosas malas del pasado y simplemente disfrutar.  Por otro lado, también se encuentra con Nala, una amiga de la infancia de Simba, esta le ayuda a comprender que si bien hay que disfrutar de la vida, también hay que ser responsables con lo que uno es y, Simba es el heredero al trono y muchos animales que tienen esperanzas puestas en él. Pero en este momento de la película, Simba no quiere ser rey, quiere simplemente disfrutar de su vida. Sin embargo, gracias al Simio-Sabio Rafiki se da cuenta de que, la muerte de su padre no había sido su culpa, de que su padre viviría siempre en su recuerdo y descubre la existencia de su propio espíritu y de sus propios ideales.

Después de esto,  Simba se da cuenta de que la vida sin preocupaciones no es posible y decide recuperar su trono, enfrentándose a Scar, con el apoyo del resto de animales. Scar había instaurado un régimen autoritario y había cosechado el terror en la Sábana, pero Simba consigue vencerle y liberar al resto de animales de la opresión. Finalmente, Simba es nombrado rey, pero no por ser hijo de Mufasa,  sino por su propio mérito, por liberar al reino y por surgir de la multitud al mismo tiempo que disfrutaba de su vida.
El Rey León te invita a buscar el verdadero fin de tu vida, mientras disfrutas de la misma, es decir, te invita a disfrutar de la vida mientras buscas la felicidad. Te recomienda seguir tus ideales, marcar la diferencia, destacar entre la multitud y tratar de que las cosas sean justas en el mundo.

Encuentro en esta película numerosos guiños a la antropología de varios filósofos de diferentes épocas.  Por ejemplo: el establecer como fin supremo de la vida la felicidad y encontrar la virtud en el justo medio, al igual que Aristóteles  hacía en su ética; también podemos encontrar un pequeño ápice de ética de Hume, cuando Simba se da cuenta de que tiene que regresar y luchar por el trono para ayudar al resto de animales que viven oprimidos dado que, para que obtener su felicidad, el resto también tiene que ser feliz, como Hume decía;  por otro lado, también podemos encontrar  en las acciones de los diferentes personajes lo que Kant distinguirían como acciones morales,  que consisten en obrar de tal manera que tu conducta pueda ser considerada una ley universal”, e inmorales o amorales, : por ejemplo, es moral el hecho de que Simba vuelva a liberar de la opresión al resto de animales y que algunos personajes lo ayuden desinteresadamente. Considero una acción inmoral el comportamiento de Scar, tanto por acusar falsamente a Simba por la muerte de su padre, como por sembrar el terror en la Sábana.
Para mí, el Rey León es una película muy importante dado que, promueve valores como la amistad, la justicia, la valentía, la dignidad y la solidaridad.

1 comentario:

  1. Bien María. Me habría gustado que hubieras resumido algo más la sinopsis, que todos conocemos, y hubieras ampliado la última parte. Por ejemplo:
    Carpe diem para Timon y Pumba ¿no?
    Aristóteles, como dices, fundamentalmente Nala
    Rafiki es Kant, etc.
    Saludos.

    ResponderEliminar